TRABAJADORES DE LA REGINENSE MANIFESTARON SU ENOJO POR LA SITUACIÓN QUE ATRAVIESAN

TRABAJADORES DE LA REGINENSE MANIFESTARON SU ENOJO POR LA SITUACIÓN QUE ATRAVIESAN

Ricardo Marín, en representación del personal pemanente, y Juan Cañupán, trabajador temporario, explicaron en Contrarreloj las razones del malestar de los empleados de la Cooperativa La Reginense. En el día de ayer realizaron una protesta en la entrada del predio durante la Feria de Emprendedores.

Cañupán indicó que hay enojo con “el interventor José Pérez, el intendente, Marcelo Orazi, que avala los pactos irregulares de Pérez” y con el gobierno provincial por no hacerse “cargo como corresponde”.

En este sentido, señaló que la bodega está sin actividad y que los plazos están vencidos porque ya tendrían que “estar envasando la sidra pero está todo abandonado”. “El año pasado ya fuimos demasiados tolerantes, apenas trabajamos dos semanas de diciembre. Pero este año no vamos a permitir que nos sigan utilizando”, manifestó Cañupán.

Ante esta situación Juan advirtió que “pasaría  lo mismo que el año pasado en no cumplir con los estándares de calidad porque la fruta tiene su proceso de fermentación y lleva su tiempo de producción”.

Por su parte, Ricardo Marín criticó que les deben 6 meses de sueldo y que no hay comunicación por parte de la intervención. Con respecto al nuevo Consejo Administrativo que se conformó en la  asamblea del pasado 15 de octubre, para regularizar la situación de La Reginense, sostuvo que “son un rejunte que deja mucho que desear, son todos amigos del interventor, que han llegado por interés propio, no para regularizar la situación”.

Al respecto, Marín denunció que José Pérez “utilizó al personal de La Reginense para moler uva en beneficio personal” y que cambió los candados por lo que los serenos “no tienen acceso al predio”.

“Están poniendo en riesgo no solo las fuentes laborales, sino el prestigio de la firma La Reginense”, lamentó Cañupán.