ROBARON Y FAENARON DOS CABALLOS, UNO ERA EMPLEADO EN EQUINOTERAPIA

ROBARON Y FAENARON DOS CABALLOS, UNO ERA EMPLEADO EN EQUINOTERAPIA

Con dolor en el relato y en su rostro, Marcelo Molinaro contó con suma tristeza el robo y posterior faenado que sufrieron de dos caballos que la familia poseía y a los cuales les unía un cariño mas que especial.
La yegua era un regalo realizado a sus hija; mientras que el caballo era propiedad de un amigo fallecido. Los cuales eran tan mansos, que eran empleados en equinoterapia.

La chacra de la familia se encuentra en la chacra 74 lote 6, en proximidades a Villa Alberdi, donde la familia Molinaro tenía, entre otros caballos, una yegua que habían regalado a sus hijas hace 20 años atrás para un día del niño. Y un caballo que era de un amigo fallecido de apellido Ledda, que tenía unos 30 años de edad y desde hacía dos décadas cuidaba la familia.

Presumen que durante la madrugada del lunes los caballos fueron sustraidos. No era era la primera oportunidad que la yegua era robada, habiendo sido en la anterior oportunidad detenidas las personas que se las había robado. Las que con pesar Molinaro contaba solo estuvieron detenidos una hora.
Al encontrarse con la ausencia de los animales dieron aviso al destacamento de la Policía de Río Negro de Villa Alberdi, dependiente de la Comisaría 35°. La que solo posee un cuatriciclo como medio de movilización.
Fue a pocos metros de la intersección del canal cementado y Gral. Paz, dentro de una chacra en la que por no estar habitada pocas personas circulan, fueron encontrados por la policía los restos de los animales. Los que fueron ultimados de un disparo y faenados en el lugar, donde dejaron las visceras, las patas y la cabeza.

Tal grado de mansedumbre tenían estos animales que la yegua era empleada en la equinoterapia. También destacó Molinaro en la chacra esta el caballo de Amuchen que se emplea para esta terapia el cual “se salvó” decía.

Desazón e impotencia por lo vivido, Molinaro comentaba que son reiterados los delitos de abigeato, que los animales faenados ilegalmente son comercializados en la zona, incluso en carnicerías o por redes sociales.
Uno de los puntos mas complejos es la escasa pena que cabe a la actividad, por lo que reflexionaba, “la justicia esta del lado del que roba y no del que trabaja”.


ENTREVISTA COMPLETA